RITUALES DE LA LOGIA THEBAH *
NOTA A LA EDICION
René Guénon fue afiliado a la Logia Thébah, de la Gran Logia de Francia, hacia 1910, asistiendo hasta probablemente 1912. Según indica J. Baylot (Planète Plus, 1970) durante su estancia en ella leyó un trazado cuyo frontispicio era "La Enseñanza Iniciática" (publicado más tarde en Le Symbolisme, enero de 1913), cuyo contenido sería desarrollado en su libro Aperçus sur l'Initiation. 

Dice Denys Roman (René Guénon et les destins de la Franc-Maçonnerie) que R. Guénon apreciaba especialmente esta versión entre las demás del Rito Escocés Antiguo y Aceptado seguidas por entonces en Francia; asimismo, que procede de un Ritual escocés del Primer Imperio, del cual no conservó, entre otros elementos, la circulación de la Palabra de Paso en la Apertura ni la "marcha laberíntica" del Candidato antes de su introducción en el Templo, pero sí la presencia de los "Diáconos", que ya no se hallan en las formas actuales del R. E. A. A. 

La traducción se ha hecho sobre la edición de Archè, Milano 1983. Entre los documentos que acompañan, para su consideración y comparación, el procedente de U .S. A. (Ancient York Rite) recoge elementos que figuran en antiguos documentos como algunos de los citados en las notas. Se incluye del Rito Escocés Rectificado lo más generalmente destacable por sus diferencias o su complementarismo con el R. E. A. A. 

Tal como dice el trabajo comunitario  "A propósito de la Masonería", publicado en la revista Vers la Tradition, y traducido en el Nº 5 de la revista SYMBOLOS, la Masonería está eclatée (= fragmentada y "radiada" o expandida en forma luminosa) en las diversas Obediencias y los diversos Ritos. Pero todo ello se incluye sin embargo en la idea de un Rito Masónico, expresión del cósmico u orden universal, en el que las diferencias se absorben en la Unidad originaria, a la que manifiestan en los distintos Grados y los diferentes Ritos, sean cuales sean las características específicas, los cuales se hallan siempre entre la Escuadra y el Compás de la Iniciación Masónica, cuyo origen, centro y fin es el Principio, designado, y especialmente en el Primer Grado, como "El Gran Arquitecto del Universo". Por lo demás la fórmula masónica "difundir la luz y reunir lo disperso" no se refiere nunca a un añadido de partes, sino a una síntesis de la que ellas emanan y a la que expresa cada una según su manera. Esto, que se refiere a la reconstitución o reintegración de la Unidad principial, también se expresa en la Unidad y transparencia del Rito Masónico. 

Los textos incluidos en los  Anexos corresponden a colecciones particulares excepto aquéllos de los que se indica la fuente. 

Traducción y notas: Francisco Ariza y José Manuel Río
  
 
  
LISTA DE ABREVIATURAS
Gr.·. A.·. del.·. U.·. – Gran Arquitecto del Universo. 

Ven.·. – Venerable (jefe de la Logia). 

Ven.·. M.·. - Venerable Maestro. 

M.·. Q.·. H.·. - Muy Querido Hermano. 

M.·. Q .·. V.·. - Muy Querido Venerable. 

1er. Vig.·. - Primer Vigilante. 

2o. Vig.·. - Segundo Vigilante. 

H.·. Hosp.·. - Hermano Hospitalario. 

H.·. Sec.·. - Hermano Secretario. 

H.·. M.·. de Cer.·. - Hermano Maestro de Ceremonias. 

H.·. Or.·. - Hermano Orador. 

H.·. Ter.·. - Hermano Terrible. 

H.·. Tes.·. - Hermano Tesorero. 

Apr.·. M.·. - Aprendiz Masón. 

Col.·. - Columnas. 

Gr.·. L.·. - Gran Logia. 

Pl.·. - Plancha. 

Prof.·. - Profano. 

R.·. L.·. - Respetable Logia. 

T.·. - Templo. 

R.·. E.·. A.·. A.·. - Rito Escocés Antiguo y Aceptado. 

A.·. Y .·. R .·. - Ancient York Rite. 

R.·. E .·. R .·. - Rito Escocés Rectificado.

 
 
APERTURA DE LOS TRABAJOS
 
VEN.·. – M.·. Q.·. H.·. 1er. Vig.·. , ¿cuál es el primer deber de un Vig.·. en Logia? 

1er. VIG.·. – Asegurarse si el Templo está cubierto1. 

VEN.·. – Asegúrate de ello, H.·. . 

(El H.·. Guardatemplo hace su oficio y da cuenta al 1er. Vig.·. ). 

1er. VIG.·. – M.·. Q.·. V.·. , el Templo está cubierto. 

VEN.·. – ¿Cuál es el segundo deber de un vigilante en L.·. ? 

1er. VIG.·. – Asegurarse si todos los Hermanos que la componen son Masones. 

VEN.·. – Aseguraos pues, HH.·. 1er. y 2o. Vig.·. , cada uno sobre vuestra columna y dadme los resultados. En pie y a la orden, HH.·. , cara al este2. 

2o.VIG.·. – H.·. 1er. Vig.·. , todos los hermanos que componen la columna del norte son Masones. 

1er. VIG.·. – VEN.·. M.·. , los miembros que están sobre las columnas del norte y del sur3 son Masones4. 

VEN.·. (da un golpe y dice:)M.·. Q.·. H.·. 2o. Diácono5 ¿ cuál es tu lugar en Logia?. 

2o. DIAC.·. – A la derecha del 1er. Vig.·. , si consiente permitirlo. 

VEN.·. – ¿Por qué, hermano? 

2o. DIAC.·. – Para llevar sus órdenes al 2o. Vig.·. y vigilar que todos los hermanos estén decentemente sobre las columnas.6 

VEN.·. – ¿Dónde está el 1er. Diácono? 

1er. DIAC.·. – Detrás o a la derecha del Ven.·. , si consiente permitirlo. 

VEN.·. – ¿Por qué M.·. Q.·. H.·. 1er. Diác.·. ? 

1er. DIAC.·. – Para llevar sus órdenes al 1er. Vig.·. y a todos los dignatarios, a fin de que los trabajos sean más prontamente ejecutados7. 

VEN.·. – ¿Dónde está el 2o. Vig.·. ? 

2o. VIG.·. – Al sur. 

VEN.·. – ¿Por qué, M.·. Q.·. H.·. 2o. Vig.·. , ocupas este lugar? 

2o. VIG.·. – Para mejor observar el sol en su meridiano, enviar los obreros al trabajo y llamarlos del trabajo a la recreación, a fin de que el VEN.·. obtenga honor y gloria.8 

VEN.·. – ¿Dónde está el 1er. Vig.·. ? 

1er. VIG.·. – Al oeste. 

VEN.·. – ¿Por qué, M.·. Q.·. H.·. 1er. Vig.·. , ocupas este lugar? 

1er. VIG.·. – Como el sol se oculta en el oeste para cerrar el día, así el 1er. Vig.·. está allí para abrir y cerrar9 la L.·. , pagar a los obreros y despedirlos contentos y satisfechos. 

VEN.·. – ¿Dónde está el VEN.·. ? 

1er. VIG.·. – Al este. 

VEN.·. – ¿Por qué, H.·. ? 

1er. VIG.·. – Como el sol se eleva por el este para comenzar su carrera, y abrir el día, así el VEN.·. está allí para abrir la L.·. , dirigirla en sus trabajos y esclarecerla con sus luces10. 

VEN.·. – ¿A qué hora los aprendices Masones acostumbran a abrir sus trabajos? 

1er. VIG.·. – A mediodía, V.·. M.·. . 

VEN.·. – ¿Qué hora es, H.·. 2o. Vig.·. ? 

2o. VIG.·. – Mediodía en punto11, V.·. M.·. . 

(El Ven.·. da entonces "3" golpes de mallete a igual distancia... seguidamente se vuelve hacia el 1er. Diácono, a quien le da la palabra sagrada susurrándosela al oído: el 1er. Diácono la lleva al 1er. Vig.·. , que la envía a través de su Diácono al 2o. Vig.·. , el cual, después de haberla recibido12, da un golpe de mallete y dice:) 

VEN.·. Todo es justo y perfecto13. 

(El VEN.·. se quita su sombrero14 y dice:) 

A la gloria del Gr.·. A.·. del U.·. , en el Nombre y bajo los Auspicios de la Gr.·. L.·. de Francia, declaro los trabajos abiertos en el Grado de aprendiz en la R.·. L.·. constituida al Oriente de París con el no. 347 y el título distintivo de Thebah. 

A mi, HH.·. , por el Signo, la Batería simple y la aclamación: 

¡Huzzé! ¡Huzzé! ¡Huzzé! 15 

  

Tomad asiento, HH.·. ,16 H.·. SECR.·. . dadnos lectura de la pl.·. trazada de nuestros últimos trabajos. 

(Acabada la lectura el Ven.·. golpea y los Vig.·. repiten). 

VEN.·. – H.·. 1er. y 2o. Vig.·. , anunciad sobre vuestras columnas que si algunos HH.·. tienen observaciones que hacer, la palabra le será dada. 

(Si no hay intervenciones o una vez finalizadas éstas:) 

(Los Vig.·. dan un golpe; el primero dice:) 

1er. VIG.·. – Ven.·. , el silencio reina sobre una y otra columna. 

VEN.·. – H.·. Or.·. , solicito tus conclusiones sobre la adopción de la pl.·. trazada de nuestros últimos trabajos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . HH.·. Servíos sancionar las conclusiones del H.·. Or.·. según la forma acostumbrada. 

VEN.·. – H.·. M.·. de Cer.·. , trasladaos al atrio del T.·. para aseguraros si hay HH.·. visitadores. 

(El M.·. de Cer.·. va y vuelve a dar cuenta entre los dos Vig.·. Dispone sobre el altar los certificados de los HH.·. visitadores, y regresa a hacerles compañía. Después de su verificación, el VEN.·. dice:) 

VEN.·. – H.·. Guardatemplo, anunciad al M.·. de Cer.·. que puede presentar a los HH.·. visitadores. 

(El M.·. de Cer.·. golpea, los Vig.·. lo anuncian). 

VEN.·. – Dadles entrada al Templo: ¡en pie y a la orden, H.·. H.·. ! 

(Recepción de las delegaciones).17 

 
RECEPCION DE UN APRENDIZ
VEN .·. – H .·. Exp .·. , ve a asegurarte de si el profano ha hecho su testamento.18 

(El Exp .·. trae el testamento al VEN.·. quien hace le sea dada lectura en voz alta por el H .·. Or.·. ; el VEN.·. pregunta seguidamente al H.·. Tes .·. si está satisfecho). 

TES .·. – Estoy satisfecho. 

VEN .·. – H .·. Exp .·. , vuelve hasta el profano, prepáralo y condúcelo a la puerta del T .·. ante el H .·. M .·. de Cer .·. . 

(El Exp.·. le venda los ojos, le despoja de sus metales, le deja en camisa desde la cabeza hasta la cintura, el pecho izquierdo al descubierto, la rodilla derecha desnuda y el pie izquierdo en zapatilla19. El M.·. de Cer .·. , habiendo recibido a los neófitos [o al neófito] da un gran golpe en la puerta del T .·. . Los dos VVig .·. lo repiten alternativamente y el primero dice:) 

1er. VIG .·. – ¡VEN .·. , a la puerta del T .·. llaman profanamente! 

VEN .·. – Ved quién es, H .·. , ¿quién es el temerario que osa turbar nuestros solemnes Trabajos? 

H .·. G .·. T .·. – ¿Quién es el audaz que viene a forzar la entrada del T.·. ? 

H .·. M .·. de Cer .·. – ¡Es un profano que pide ser admitido entre nosotros! 

VEN .·. – ¿Cómo ha osado esperarlo? 

H .·. M .·. de Cer .·. Porque es libre y de buenas costumbres. 

VEN .·. – Puesto que es libre20 y de buenas costumbres, pídele su nombre, el lugar de su nacimiento, su edad, en qué religión ha nacido, su calidad civil y su morada actual. 

Después que han sido dadas todas estas informaciones, el Ven.·. dice: 

VEN .·. – ¡Haz entrar al neófito!21 

(Mientras entra, el H .·. Terrible le pone la punta de su espada sobre el pecho izquierdo y se la hace sentir). 

VEN .·. – ¿Qué sentís? ¿qué véis? ¡señor! 

PROF .·. – ... 

VEN .·. – Este arma, cuya punta sentís, es la imagen del remordimiento que desgarraría vuestro corazón si alguna vez llegáis a ser perjuro contra la sociedad en la que deseáis tener la ventura de entrar. La ceguera, en la cual os encontráis, simboliza el estado en que se halla sumido todo hombre que no conoce los senderos de la virtud, en los cuales vais a comenzar a caminar. 

P .·. – ¿Qué pedís, señor? 

PROF .·. – Pido ser recibido masón. 

P .·. – ¿Es por vuestra propia voluntad, sin ninguna coacción, ni sugestión, que os presentáis? 

R .·. – Sí, señor. 

VEN .·. – Reflexionad bien, señor, sobre la petición que hacéis; vais a pasar por pruebas terribles que exigen toda la firmeza de la que puede ser susceptible el carácter más decidido. 

– ¿Estáis plenamente decidido a sufrirlas? ¿Sentís el valor de arrostrar todos los peligros a los cuales vuestra indiscreción podría exponeros? 

R .·. – Sí, señor. 

VEN .·. – Profano, ¿en quién ponéis vuestra confianza? 

R .·. – ... 

VEN .·. – Señor, antes de que esta asamblea, de la que no soy sino el órgano, consienta admitiros a las pruebas, debe sondear vuestro corazón interrogando a vuestro pensamiento sobre los primeros principios de moral. ¿Qué entendéis por la palabra LIBERTAD? 

R .·. – ... 

VEN .·. – La LIBERTAD, es la capacidad de hacer o no hacer, según la determinación de la voluntad. Es para cada cual la facultad de hacer todo lo que no es contrario a la moral y a la libertad de otros. Es el derecho de aprovechar de las ventajas garantizadas por la ley a los demás ciudadanos y de participar mediante el voto en la confección de la Ley22 que debe ser respetada por todos. 

VEN .·. – ¿Qué es la MORAL? 

R .·. – ... 

VEN .·. – La Moral es una ciencia que reposa sobre la razón humana23. Es la ley natural, inmutable y universal, que rige a todos los seres inteligentes y libres. Es la conciencia científicamente explicada: ¡ciencia admirable! que nos enseña nuestros deberes mediante el uso razonado de nuestros derechos. Se dirige a los más puros sentimientos del corazón, para asegurar el triunfo de la razón y la virtud. 

VEN .·. – ¿Qué es la Virtud? 

R .·. – ... 

VEN .·. – La palabra VIRTUD, según su etimología24, quiere decir FUERZA; Fuerza de hacer el bien absoluto. Es el cumplimiento de los deberes. Es la virtud pública cuando se dedica a la Patria, al Estado, a la Sociedad; es Virtud privada, cuando no se ejerce como una proeza, sino desinteresadamente en favor de los individuos; es Virtud doméstica en los deberes cumplidos para con la familia. En una palabra, la VIRTUD, en todo el alcance de su expresión, no retrocede ni ante los sacrificios, ni incluso ante la muerte cuando se trata de un deber a cumplir. 

VEN .·. – ¿Qué es el Vicio?25 

R .·. – ... 

VEN .·. – El Vicio es toda concesión hecha al interés y a la pasión, a costa del deber. Es la satisfacción de las malas inclinaciones del hombre: espejo engañoso que muestra bajo los más dulces aspectos los disfrutes impuros: obstáculo odioso, pero seductor, puesto ante la virtud a la que trata de pervertir: peligro contra el que hay que armarse de todas las fuerzas de la Razón, de toda la energía del carácter y al que se accede a destruir mediante el cuadro de los goces tan puros y dulces que da al hombre una vida de sabiduría y de virtud. 

Pausa... 

Es para poner un freno saludable a nuestras pasiones, al impulso de la codicia; es para elevarnos por encima de los viles intereses que atormentan al tropel profano que nos reunimos en nuestros Templos. Trabajamos sin interrupción en nuestro mejoramiento, acostumbramos nuestro espíritu a no entregarse sino a grandes afecciones, a no concebir más que ideas de gloria y de virtud; sólo reglando así sus inclinaciones y costumbres26, se llega a dar a la propia alma ese justo equilibrio que constituye la sabiduría, es decir la ciencia de la vida. 

Pero este trabajo es penoso y exige muchos sacrificios a los cuales habréis de resolveros si sois admitido entre nosotros. Habéis de tomar la firme resolución de trabajar sin tregua en vuestro perfeccionamiento moral... 

P .·. – ¿Persistís en el deseo de haceros recibir Masón? 

R .·. – Sí, señor. 

VEN .·. – Señor, toda sociedad tiene sus leyes y todo asociado deberes que cumplir, y como sería imprudente imponerse obligaciones antes de conocerlas, es de la sabiduría de esta asamblea deciros cuáles serán vuestros deberes. 

El primero será un silencio absoluto sobre todo lo que hayáis podido oir y descubrir entre nosotros, así como sobre todo lo que oiréis, veréis o sabréis después. 

El segundo de vuestros deberes, y que hace que la Masonería sea el más sagrado de los lazos, aun cuando no fuese la más noble, formidable y respetable de las instituciones: este deber, que procede de la esencia de nuestro ser, es el de combatir las pasiones que deshonran al hombre y lo vuelven tan desgraciado; practicar las virtudes más dulces y bienhechoras; socorrer al hermano, prevenir sus necesidades, aliviar su infortunio; asistirle con los propios consejos y las propias luces... Habida cuenta de que lo que en un profano sería una rara cualidad, no es en un Masón sino el cumplimiento de sus deberes. 

Cada ocasión de ser útil de la que no aprovecha es una infidelidad, cada socorro que rehúsa a su Hermano es un perjurio: y si la tierna y consoladora amistad tiene también su culto en nuestros templos, es menos porque es un sentimiento que porque, siendo un deber, puede llegar a ser en ellos una virtud. 

El tercero de vuestros deberes, cuya obligación no contraeréis sino después de haber sido recibido Masón, será el de conformaros en todo a los estatutos generales de la Orden y a las leyes particulares de esta Logia y someteros a todo lo que sea regularmente prescrito en nombre de esta respetable asamblea en la cual solicitáis el favor de ser admitido. 

Ahora que conocéis los principales deberes de un Masón, ¿sentís la fuerza y tenéis la resolución inquebrantable27 de ponerlos en práctica? 

R .·. – Sí, señor. 

VEN .·. – Antes de ir más lejos, exigimos de vos un juramento de honor, pero este juramento debe ser hecho con una copa sagrada. Si sois sincero, podréis beber con confianza, pero si la falsedad y el disimulo acompañan vuestra promesa, no juréis... 

Alejad más bien esta copa y temed el efecto pronto y terrible de este brebaje.28 

P .·. – ¿Consentís en jurar? 

R .·. – Sí, señor. 

VEN .·. – Haced que este aspirante se aproxime al altar. 

(El M.·. de Cer.·. lo conduce al pie de las gradas del altar). 

VEN .·. – Hermano sacrificador, presentad a este aspirante la copa sagrada tan fatal para los perjuros. 

............. ¡Bebed! 

Repetid conmigo vuestra obligación: me comprometo al silencio más absoluto sobre todo tipo de pruebas a las que mi ánimo sea entregado. Si he de falsear mi juramento y faltar a mis deberes; si tan sólo la curiosidad me conduce aquí, consiento en que la dulzura de esta bebida se vuelva amargura y su efecto saludable vuelva contra mí como veneno sutil...... ¡Bebed! 

(El VEN.·. da un gran golpe repetido por los VVig.·. y dice:) 

VEN .·. – ¿Qué veo, señor? ¡Percibo en vos alguna alteración! ¿Desmentirá vuestra conciencia lo que asegura vuestra boca? La dulzura de este brebaje ¿no se habrá convertido ya en amargura? 

¡Alejad al profano! 

(Se le conduce y se le hace sentar entre los VVig.·. ). 

VEN .·. – Señor, si habéis tenido intención de engañarnos, el mal aún tiene remedio para vos: todavía os es posible retiraros. Descarto sin embargo la afligente idea de que alguna vez lleguéis a ser indigno de la opinión que de vos hemos concebido: pero no puedo callároslo por más tiempo: para entrar en nuestra sociedad y para asegurarnos de la realidad de vuestra vocación, os quedan grandes pruebas que sufrir. 

Sin duda habéis oído hablar en el mundo profano, del rigor de estas pruebas; pero cualquiera que sea la idea que os hayáis formado de ellas, las que os esperan todavía la sobrepasan. Pensad en ello, señor, el momento se acerca; y una vez comprometido en las pruebas, no seréis ya dueño de sustraeros a ellas... Si no sentís la fuerza de soportarlas, pedid retiraros, aún hay tiempo. 

... ¿Persistís? 

R .·. – Sí, señor. 

VEN .·. – ¿Habéis reflexionado bien, señor, sobre las consecuencias de vuestro paso? Os advierto por última vez de que, aunque todas nuestras pruebas sean misteriosas y emblemáticas, no son por ello menos terribles, y tales que muchos han sucumbido a ellas. Sed pues vos mismo quien diga que no continúa ... ¿Queréis volver al mundo profano o persistís en haceros recibir Masón? 

R .·. – Sí, señor, persisto. 

(El VEN.·. da un golpe de mallete repetido por los Vig.·. y dice:) 

VEN .·. – H.·. Terrible, aduéñate de este profano y hazle hacer su primer viaje. Esfuérzate en devolverlo sin accidente. 

(En este primer viaje, el conductor da tres golpes sobre el hombro del 2o. Vig.·. que se levanta y dice: ¿Quién va?)29 

H .·. Ter .·. – ¡Es un profano que pide ser recibido Masón!. 

2o. VIG .·. – Cómo ha osado esperarlo? 

H .·. Ter .·. – ¡Porque es libre y de buenas costumbres! 

2o. VIG .·. – Puesto que es así, que pase. 

(Se le lleva de nuevo entre los dos VVig.·. ) 

(El 2o. Vig.·. golpea y dice:) 

2o. VIG .·. – Ven .·. M .·. , el primer viaje ha terminado. 

VEN .·. – ¡Y bien! señor, ¿cómo encontráis este primer viaje? 

R .·. – ... 

VEN .·. – Señor, nuestras pruebas, como os he dicho, son misteriosas y emblemáticas; ¿qué habéis observado en este viaje? ¿qué reflexiones morales os ha hecho hacer?, en fin, ¿bajo qué emblemas se ha presentado a la imaginación? 

R .·. – ... 

VEN .·. – Este primer viaje30, señor, es el emblema de la vida humana: el tumulto de las pasiones, el choque de los diversos intereses, la dificultad de las empresas, los obstáculos que bajo vuestros pasos multiplican vuestros adversarios empeñados en rechazaros, todo eso está figurado por el ruido y el estrépito que han golpeado vuestros oídos y por la desigualdad de la ruta que habéis recorrido... ¿Queréis afrontar los azares de un segundo viaje? 

R .·. – Sí, señor. 

(En el curso de este segundo viaje, se detienen ante el primer Vig.·. que se levanta y dice: ¿Quién va?) 

H .·. Ter .·. – ¡Es un profano que pide ser recibido Masón! 

1er. VIG .·. – ¿Cómo ha osado esperarlo? 

H .·. Ter .·. – !Porque es libre y de buenas costumbres! 

1er. VIG .·. – Puesto que es así, que pase y sea purificado por el agua. 

El 1er. Vig.·. golpea y dice: 

1er. VIG .·. – VEN .·. M .·. , el segundo viaje ha terminado. 

VEN .·. – ¿Qué reflexiones os ha sugerido este nuevo viaje simbólico? 

R .·. – ... 

VEN .·. – Habéis vencido muchas dificultades; es un feliz presagio para la continuación de vuestras pruebas. Estas, de las que habéis salido, no son nada en comparación con las que os quedan por sufrir; debéis reunir, en este momento, todas las fuerzas de vuestra alma, si es que no están ya agotadas. Si, contra lo que espero, llegárais a sucumbir en este terrible y peligroso viaje, gemiríamos por vuestra suerte, compadeceríamos vuestro infortunio y lamentaríamos sinceramente que tanto celo, tanta constancia, no hubiesen tenido más éxito. 

Hacedle hacer el tercer viaje. 

(Se hacen las mismas ceremonias que en los otros viajes; se detiene, esta vez, ante el VEN.·. y se hacen las preguntas siguientes:) 

VEN .·. – ¿Quién va? 

H .·. Ter .·. – ¡Es un profano que pide ser recibido Masón!. 

VEN .·. – ¿Cómo ha osado esperarlo? 

H .·. Ter .·. – Porque es libre y de buenas costumbres. 

VEN .·. – Puesto que es así, que pase por las llamas purificadoras a fin de que no quede ya en él nada de profano. 

1er. VIG .·. – VEN .·. M .·. , el tercer viaje ha terminado. 

VEN .·. – Señor, las llamas que os han rodeado han acabado la primera parte de vuestras pruebas: que pueda vuestro corazón abrasarse de amor por vuestros semejantes, que pueda la caridad presidir en el futuro vuestras palabras y acciones. No olvidéis jamás este precepto de moral: "No hagas a otro lo que no quisieras que te fuera hecho". Penetráos también de este pobre precepto que la Masonería cree deber añadirle: 

"Haz a los otros todo el bien que quisieras que te hicieran a ti mismo". 

Señor, nunca podría alabar demasiado el ánimo que habéis mostrado hasta el momento; pero que no os abandone: no habéis llegado todavía al término de vuestros trabajos: los que habéis de realizar, aunque de otro género, no son sino más difíciles. 

La Orden en la que solicitáis el favor de entrar podrá tal vez exigir de vos que derraméis hasta la última gota de vuestra sangre; si sentís el valor de ofreceros en holocausto, debéis darle esa seguridad de un modo otro que mediante promesas verbales: es por vuestra propia sangre vertida hoy que deben ser selladas todas vuestras promesas.31 

¿Consentís en ello? 

R .·. – ... 

VEN .·. – ¿En qué parte del cuerpo consentís que se os abra la vena? 

R .·. – ... 

VEN .·. – H .·. Cirujano, cumple tu deber; proporciona, sin embargo, la amplitud del sacrificio al estado de fuerza en que se halla este aspirante: por lo demás, la Logia se remite a tu sabiduría y tu prudencia. 

H .·. TER .·. – ¡Gracia, VEN .·. , la sangre humana es demasiado preciosa para derramarla así! 

VEN .·. – Cada paso que habéis dado en la carrera emprendida ha sido señalado por el éxito y aún no habéis llegado al fin de vuestras pruebas. Todo profano que se hace recibir masón deja de pertenecerse: pertenece a un orden que está extendido por todas las partes del globo. Y para que la Masonería facilite al Masón el ser reconocido como tal, en cualquier lugar al que lleve sus pasos y cualquiera sea la diferencia de lenguas, existe en todas las Logias del universo, un sello cargado de caracteres jeroglíficos conocido sólo por los verdaderos Masones, el cual, después de haber sido enrojecido al fuego y aplicado sobre el cuerpo, imprime en él una marca imborrable. ¿Consentís en recibir esta impronta gloriosa y poder decir mostrándola: 

YO TAMBIEN SOY MASON? 

R .·. – ... 

(Se sopla una vela y se le aplica el extremo caliente sobre el brazo). 

VEN .·. – He aquí, señor, el momento de poner en práctica el segundo de vuestros deberes. Tenemos, en esta Logia, masones desgraciados, viudas y huérfanos que asistimos diariamente; voy a designar junto a vos a un H .·. a quien diréis en voz baja lo que destináis al alivio de estos infortunados: porque es necesario que sepáis que los actos de beneficencia de los masones, no siendo actos de ostentación y vanidad, propios tanto a enorgullecer al que da, como a humillar al que recibe, deben ser siempre sepultados en el secreto.32 

H .·. Hosp .·. , cumple tu oficio y dame cuenta en voz baja...33 

No esperaba menos, señor, de vuestro buen corazón; la Resp .·. L .·. , por intermedio mío, os testimonia todo su reconocimiento; podéis contar con el de los desdichados cuya suerte vais a contribuir a suavizar. Pronto recogeréis el premio de vuestra firmeza en las pruebas y de los sentimientos de piedad y beneficencia que acabáis de manifestar. 

H .·. M .·. de Cer .·. , devuelve el candidato al H .·. 1er. .·. VIG .·. a fin de que le enseñe a dar su primer paso en el ángulo de un cuadrado largo34 y después le harás llegar hasta el altar de los juramentos para prestar el suyo. 

(El VEN.·. golpea y dice:) 

VEN .·. – En pie y al orden, HH .·. , el nuevo iniciado va a prestar el juramento temible. Repetid conmigo vuestro deber solemne. 

JURAMENTO
Juro y prometo por mi libre voluntad, en presencia del G.·. A .·. del U .·. y de esta respetable asamblea de masones35, solemne y sinceramente, no revelar jamás ninguno de los misterios de la F .·. M .·. que van a serme confiados, excepto a un buen y legítimo H .·. , o en una L .·. regularmente constituida; no escribirlos jamás, trazarlos, grabarlos ni burilarlos, ni formar ningún carácter por el que estos secretos pudieran ser desvelados, bajo pena de que se me corte la garganta, se me arranque la lengua y sea enterrado en la arena del mar, a fin de que el flujo y el reflujo me lleven a un eterno olvido36. 

(El H.·. M .·. de Cer .·. conduce de nuevo al candidato hasta el pórtico. Se extinguen las luces; se sitúa a la entrada del Oriente dos llamas fúnebres, una a cada lado; un H .·. con el cabello despeinado y revuelto, se tiende en medio, rostro a tierra, como si estuviera muerto. 

Todos los HH.·. están de pie, armados de espadas desnudas y vueltas hacia el candidato, al que se hace entrar. 

El VEN.·. da tres golpes de mallete; al tercero, se retira la venda al recipiendario y el VEN.·. dice:) 

Estas claridades pálidas y lúgubres son los fuegos sombríos que deben alumbrar la venganza que reservamos a los viles que perjuran. Estas espadas, dirigidas contra vos, están sostenidas por otros tantos enemigos irreconciliables prestos a hundirlas en vuestro pecho, si alguna vez fuerais lo bastante desgraciado como para violar vuestros juramentos. 

(El VEN .·. golpea para que se ponga de nuevo la venda al recipiendario). 

VEN .·. – En cualquier lugar de la tierra en que osarais refugiaros, nadie podría serviros de asilo: llevaríais con vos el signo de vuestro crimen. El rumor de vuestra reprobación os habría precedido con la rapidez del relámpago. Encontraríais allí Mas .·. enemigos del perjuro y os aguardaría el castigo más terrible. 

(Se vuelven a encender todas las luces del Templo de manera que la brillantez de la Logia haga contraste con la obscuridad precedente; Los HH.·. permanecen armados de espadas, pero con la punta hacia abajo, aunque siempre dirigida hacia el candidato). 

VEN .·. – H.·. 1er. VIG .·. , tú sobre quien reposa una de las columnas de este Templo, ahora que el coraje y la entrega de este aspirante le han hecho salir victorioso de este largo combate entre el hombre profano y el hombre masón, ¿le juzgas digno de ser admitido entre nosotros? 

1er. VIG .·. – Sí, Ven .·. M.·. . 

VEN .·. – ¿Qué pides para él? 

1er. VIG .·. – ¡La Gran Luz!37 

VEN .·. – ¡Que la luz le sea dada a mi tercer golpe de mallete! 

(Todos los HH.·. deben tener la punta de sus espadas dirigidas a sus pies y el rostro sereno y amigable). 

VEN .·. (con dulzura). – Que el aparato de estas espadas deje de atemorizaros38. No están ya dirigidas contra vos... Hemos recibido vuestros juramentos... Los creemos sinceros... El día feliz de la confianza y la amistad se ha levantado al fin para vos... No veáis ya en nosotros mas que HH .·. , amigos que habéis conquistado, y que están dispuestos a volar en vuestro socorro, a servirse de sus espadas para la defensa de vuestra vida y vuestro honor. 

(El VEN.·. golpea, todos los HH.·. dejan sus espadas y permanecen de pie y a la orden). 

VEN .·. – H .·. M .·. de Cer.·. , conduce a este nuevo amigo al Oriente para que renueve su promesa. 

¿Os adherís enteramente a vuestro primer juramento? ¿Confirmáis sinceramente y sin restricciones el juramento que habéis prestado? Jurad además, obedecer fielmente a los jefes de nuestra Orden en todo lo que os ordenen que sea conforme y no contrario a nuestras leyes. 

R .·. – Si, señor, lo juro. 

VEN .·. (sosteniendo con la mano izquierda la espada tendida sobre la cabeza del recipiendario y el mallete en la derecha, dispuesto a golpear sobre la hoja)39. 

A la G .·. del G .·. A .·. del U .·. , en el nombre y bajo los auspicios de la G .·. L .·. de Francia, en virtud de los poderes que me han sido conferidos por esta R .·. L .·. os creo, recibo y constituyo Aprendiz Masón, primer grado del R .·. E .·. A .·. y A .·. y miembro de la R .·. L.·. , constituida al Oriente de París bajo el no. 347 y el título distintivo de Thebah . 

El VEN.·. da tres golpes iguales con su mallete sobre la hoja de la espada, poniéndola ligeramente sobre la cabeza del recipiendario y dice: 

Hermano, porque, de ahora en adelante, no recibiréis ya otro calificativo entre nosotros, acercaos y recibid de mí, en nombre de todos mis Hermanos, el primer beso fraternal. 

(Después de haberle dado el beso, el VEN .·. le ciñe un mandil de piel blanca diciéndole:) 

Llevad este mandil: es el símbolo del trabajo; os da el derecho de sentaros entre nosotros y no debéis presentaros nunca en L .·. sin estar revestido de él; tendréis su baveta levantada. 

(Le entrega unos guantes blancos de hombre). 

Recibid estos guantes que os ofrecen vuestros HH .·. : no manchéis jamás su blancura sumergiendo vuestras manos en las aguas cenagosas del vicio. Las manos de un Masón deben siempre permanecer puras. 

(Le entrega unos guantes blancos de mujer). 

Las mujeres no son admitidas a nuestros misterios, sin embargo las respetamos, las honramos; estos guantes están destinados, no a la que podáis amar más, sino a la que tenga más derechos a vuestra estima y respeto. 

H .·. , los Masones, para reconocerse entre ellos, tienen signos, una palabra y un toque. 

Hay dos signos: el de orden y el de reconocimiento. 

El signo de orden se hace así: estando de pie, llevar plana la mano derecha bajo la garganta, los cuatro dedos juntos y el pulgar separado formando escuadra, el brazo izquierdo colgando; este signo os recuerda el juramento que habéis hecho y el castigo que está ligado a su criminal infracción. 

El signo de reconocimiento: estando al orden, retirar la mano horizontalmente hacia el hombro derecho y dejarla caer a lo largo del cuerpo, el brazo estirado, lo que describe una escuadra. 

El toque es así. Tomar la mano derecha de aquél a quien se quiere darse a conocer, presionar ligeramente con la uña del pulgar la primera falange de su índice, dar mediante un movimiento invisible tres golpes iguales: es la petición de la palabra sagrada. La palabra sagrada es Jakin. Debéis dar la palabra sagrada al guardián del Templo cada vez que entréis en él.40 

En el R .·. E .·. A .·. y A .·. , el aprendiz no tiene palabra de paso. 

Como Ap .·. M .·. , el primer grado del Rito, vuestra edad es de tres años. 

Id ahora, H .·. , a haceros reconocer como Ap .·. M .·. del R .·. E .·. A .·. y A .·. por el 1er y por el 2o. VIG .·. con la ayuda de los signos, palabra y toque que acabo de enseñaros; ellos terminarán vuestra instrucción en este grado. 

H .·. M .·. de Cer .·. , conducid a nuestro nuevo H .·. al 1er. y al 2o. VIG .·. . 

(Cuando el nuevo iniciado se ha hecho reconocer por los VVIG.·. , el primero dice:) 

1er. VIG .·. – VEN .·. M.·. , – las palabras, signos y toques del nuevo H.·. son justos y perfectos. 

(El neófito va entonces a vestirse. Al volver a entrar en L.·. , el H.·. M .·. de Cer.·. le enseña a llamar como Ap.·. , le hace hacer la marcha, le conduce hasta la piedra bruta y le hace realizar su primer trabajo de aprendiz). 

VEN .·. – H .·. M .·. de Cer .·. , conduce a este H .·. entre las dos columnas. M .·. Q .·. H .·. , este es para ti un día de favor y gracia. Toma lugar a la cabeza de la columna del Norte; es la que ocuparás en este grado; merece por tu asiduidad a nuestros trabajos, y por la práctica de las virtudes Mas .·. cuya obligación te has impuesto y de las que los HH .·. te darán el primer ejemplo; merece, digo, el penetrar más adelante en nuestros misterios y recibir el favor que la L .·. no rehusa jamás a los que saben hacerse dignos de ello. 

(El VEN.·. golpea y dice:) 

VEN .·. – En pie y al orden, hermanos: 

"En el nombre de la G .·. L .·. de Francia, en virtud de los poderes que me han sido conferidos por esta R .·. L .·. , proclamo al H .·. que véis entre columnas, Ap .·. M .·. y, en esta calidad, miembro de la R .·. L .·. 347 constituida al Oriente de París, bajo el título distintivo de Thebah. 

Os invito a reconocerle a partir de ahora como H .·. , a prestarle socorro y asistencia en toda ocasión, bien persuadido de que, por su parte, no olvidará jamás cumplir las obligaciones que acaba de contraer para con vosotros. 

HH .·. 1er. y 2o. VVIG .·. , prevenid a los HH .·. que están en vuestras columnas como yo prevengo a los que se hallan en el Este, de que vamos a celebrar por una triple batería, la feliz adquisición que acaba de hacer la Mas .·. y esta Resp .·. L .·. en particular, y que les ruego, a este efecto, que se unan a vos y a mí. 

1er. VIG .·. – H .·. 2o. VIG .·. , HH .·. que decoráis la columna del Sur, el VEN .·. os invita a uniros a él para celebrar la feliz adquisición que acaba de hacer la Mas .·. y esta Resp .·. L .·. en particular, en la persona del H .·. ... 

VEN .·. – ¡A mí HH .·. , por el signo, la batería y la aclamación! . . . ¡Huzzé! . . . ¡Huzzé! ¡Huzzé! . . . ¡Huzzé! ¡Huzzé! ¡Huzzé! ¡Libertad, Igualdad, Fraternidad! 

(El M.·. de Cer.·. , que ha permanecido cerca del nuevo iniciado, le hace cubrir la batería). 

VEN .·. – H .·. M .·. de Cer .·. , conducid a nuestro nuevo H .·. a la cabeza de la columna de los AApp .·. , donde le está reservado hoy el primer lugar; en adelante, se colocará según su orden de admisión. ¡Tomad asiento, HH .·. ! 

¡El H .·. Or .·. tiene la palabra! 

 
CLAUSURA DE LOS TRABAJOS
El VEN.·. (después de haber golpeado). – HH.·. 1er. y 2o. Vig.·. , pedid a los HH.·. que componen41 vuestras columnas si tienen alguna proposición que presentar en interés de la Orden en general o de este taller en particular. 

(Si no hay respuesta:) 

Voy a hacer circular el saco de proposiciones al mismo tiempo que el tronco de beneficencia.42 

H.·. M.·. de CER.·. y H.·. HOSP.·. , cumplid con vuestros oficios. 

(Cuando han finalizado, se sitúan entre las dos col.·. y el 1er. VIG.·. los anuncia). 

VEN.·. (Después de haber golpeado). – ¿Alguno de entre vosotros, HH\ , reclama el saco de proposiciones o el tronco de beneficencia?43 

(Si nadie reclama). – En este caso, HH.·. acercaos al Oriente44. 

(El VEN.·. lee las prop.·. , si ha lugar, y anuncia el contenido del tronco del Hosp.·. (después golpea y dice:)45 

H.·. 2o. DIACONO, ¿Cuál es tu lugar en Log.·. ? 

2o. DIACONO – A la derecha del 1er. Vig.·. , si él lo permite. 

VEN.·. ¿Por qué, H.·. ? 

2o. DIACONO – Para llevar sus órdenes al segundo Vig.·. y vigilar que los HH.·. estén decentemente sobre las Col.·. . 

VEN.·. – ¿Dónde está el 1er. Diácono? 

1er. DIACONO – Detrás o a la derecha del VEN.·. , si él lo permite. 

VEN.·. – ¿Por qué, H.·. ? 

1er. DIACONO – Para llevar sus órdenes al 1er. Vig.·. y a todos los oficiales dignatarios, a fin de que los trabajos sean más prontamente ejecutados. 

VEN.·. – ¿Dónde está el 2o. Vig.·. ?46 

2o. VIG.·. – Al Sur. 

VEN.·. – ¿Por qué, H.·. ? 

2o. VIG.·. – Para mejor observar el sol en su meridiano, enviar a los obreros del trabajo a la recreación, llamarlos de la recreación al trabajo, a fin de que el VEN.·. reciba honor y gloria. 

VEN.·. – ¿Dónde está el 1er. Vig.·. ? 

1er. Vig.·. – Al Oeste. 

VEN.·. – ¿Por qué, H.·. ? 

1er. VIG.·. – Como el sol se oculta al Oeste para cerrar la carrera del día, también el 1er. Vig.·. está allí para cerrar la L.·. , pagar a los obreros y despedirlos contentos y satisfechos. 

VEN.·. – ¿Los obreros están contentos y satisfechos? 

1er. VIG.·. – Ellos lo testimonian sobre una y otra Col.·. , VEN.·. M.·. 

VEN.·. – En pie y a la orden, HH.·. . 

A la gloria del G.·. A.·. del U.·. , en el nombre y bajo los auspicios de la G.·. L.·. de FR .·. , declaro los trabajos en el grado de Apr.·. Mas.·. cerrados en la Resp.·. L.·. constituida al Oriente de París con el no. 347 y el título distintivo de Thebah. 

A mí, HH.·. , por el signo, la batería simple y la aclamación. 

Juremos guardar silencio y retirémonos en paz. 

 
ANEXOS
 
NOTAS
* Esta edición anotada ha sido publicada por © SYMBOLOS (Guatemala-Barcelona 1996) y constituye el Nº 1 de su Colección Papeles de la Masonería.
1 Hemos traducido couvreur por "guardatemplo" para ceñirnos al uso común entre las logias de habla hispana. El término quiere decir "pizarrero" o "tejador", y también "plomero". Es el cubridor del Templo, de la caverna iniciática, el que lo guarda y protege, y tiene la función de "guardián del umbral", estando su puesto en la Logia justamente en el pórtico de entrada a la misma y su atributo es una espada. Respecto a su función según el A.·. Y.·. R.·. : ver comienzo Anexo  A y su nota a

En el R.·. E.·. R.·. el deber "de un buen masón y principalmente de un H.·. Vig.·. es "asegurarse de que la Logia está bien cubierta, los profanos alejados –literalmente 'descartados'–, las avenidas guardadas y todo está en orden". Las "avenidas guardadas" remiten a la idea de ciudad sagrada, cuyo centro o corazón es el Templo mismo. Asimismo podrían considerarse, en un aspecto, como una emanación horizontal de "las vías que nos han sido trazadas" (R.·. E.·. A.·. A.·. ), apareciendo como la herencia tradicional recibida de los antepasados que conduce a dicho Centro, donde aquellas se "verticalizan" por la apertura a lo metafísico y adquieren sus verdaderas dimensiones o cualidades originales, es decir universales. 

Sobre el "cubrir" y "proteger" ver R. Guénon: "Luz o la morada de inmortalidad", cap. VI de El Rey del Mundo (Ed. Fidelidad, Bs. As. 1985): los términos que designan al Cielo tienen primitivamente el mismo significado: "lo que está oculto, cubierto, velado, silencioso, secreto".

2 R.·. E.·. A.·. A.·. : "cara al Oriente", que es el lugar de donde procede la Luz, la cual, considerada como un símbolo del Espíritu y de la Inteligencia universal, ha de iluminar, esto es hacer inteligibles –reflejando lo que el orden cósmico simboliza– la apertura y todos los trabajos de la Logia masónica. El rito de Apertura es, en sí mismo, un símbolo del desarrollo o proceso cosmogónico, surgido del "caos" primordial gracias a la acción del Fiat Lux (ver R. Guénon: "Sobre dos divisas iniciáticas", cap. XLVI de Apreciaciones sobre la Iniciación. Ed. CS, Bs. As. 1993). Dicho proceso es el que reproduce el rito de la Iniciación o Recepción, como se verá más adelante, y es plenamente expreso en el momento de la Recepción en el A.·. Y.·. R.·. (ver  Anexo). La vinculación del simbolismo polar con el solar se halla presente de varios modos, a pesar de las variantes, en el ritual de los tres Grados; además, en la arquitectura de la Logia. (Retorno a nota 44)
3 Este y oeste, norte y sur se llaman en otras formas del R.·. E.·. A.·. A.·. Oriente y Occidente, Septentrión y Mediodía. Pero estas dos últimas, y la primera de ellas sobre todo –Septem triones: "Siete bueyes" u Osa Mayor, correspondiendo la segunda al Meridiano o Cénit solar–, se refieren de entrada más al cielo y menos a los cuadrantes de la superficie de la Tierra.
4 Aunque aquí no aparece, este es el momento, en el R.·. E.·. A.·. A.·. , en que después de "haber hecho visibles las Estrellas" al encender los Pilares simbólicos de la "Sabiduría", la "Fuerza" y la "Belleza", a partir de la luz del Ara (Venerable: "¡Que la Sabiduría presida la construcción de nuestro Edificio!", 1er Vig.·. : "¡Que la Fuerza lo sostenga!", 2o. Vig.·. : "¡Que la Belleza lo adorne!") el Venerable Maestro ordena al H.·. Exp.·. la apertura del "Libro de la Ley Sagrada" y la aparición de las "Tres Grandes Luces", y a continuación el "desenrolle", "despliegue" o "trazado" del "Cuadro de Logia", síntesis simbólica y visual del Grado. Una vez extendido el Cuadro, comienzan las preguntas a los Oficiales: "H.·. 2o.. Vig.·. , ¿Qué edad tenéis?"; "¿Cuál es vuestro sitio en la Logia?". 

El trazado del "Cuadro de Logia", que ha sido considerado como imagen de la "Tierra sagrada" (Denys Roman) destaca en el Rito Emulación, donde su trazado tiene un desarrollo especialmente geométrico, que se acompaña con la descripción simbólica de la Logia. Ver aquí págs. 49-50, donde se recoge parte de este texto. La ubicación del Cuadro de Logia según el R.·. E.·. A.·. A.·. , corresponde, según la analogía templo–cuerpo humano, al centro del pavimento de aquél y al ombligo (omphalos) de éste, mientras que al Ara corresponde siempre el corazón, del templo y del hombre.

5 Las "joyas" de los Diáconos son –al menos actualmente en algunas Logias inglesas– dos figuras aladas (casco y pies) de Hermes–Mercurio, que portan el Caduceo en la mano izquierda y cuyo índice de la mano derecha señala un punto situado en la vertical de su cabeza, en un caso más alto que en el otro. Su atributo en Logia son sendos bastones o varas de viajero o de maestro de ceremonias. La correspondencia con el papel de mensajero, instructor y guía de esta Deidad se hace evidente en el rol que cumplen los Diáconos, especialmente durante la Recepción.
6 A.·. Y.·. R.·. : "Llevar órdenes desde el Primer Vigilante en el oeste al Segundo Vigilante en el sur y a cualquier otro lugar en la Logia, según él indique, y ver que la Logia está cubierta."
7 A.·. Y.·. R.·. : "Llevar órdenes desde el Venerable Maestro en el este al Primer Vigilante en el oeste y a cualquier otro lugar en la Logia, según él indique; introducir y vestir a todos los hermanos visitantes; recibir y conducir a los candidatos."
8 En otras formas del R.·. E.·. A.·. A.·. se dice: "a fin de que obtengan provecho y alegría".
9 R.·. E.·. A.·. A.·. : "para ayudar al Ven.·. a cerrar la L.·. , pagar a los obreros, y asegurarse de que estén satisfechos". 

A.·. Y.·. R.·. : "Asistir al Venerable Maestro al abrir y cerrar su Logia, pagar a los obreros sus salarios, si alguno se debe, y ver que ninguno se vaya insatisfecho, si está en mi poder prevenirlo, siendo la armonía la fuerza de todas las instituciones, y más especialmente de esta nuestra".

10 La Logia masónica es descrita como una imagen del mundo, trazada por el recorrido del sol, que ordena y engendra así el espacio y el tiempo, trazando la forma cósmica, lo que ya ha comenzado separando la luz de las tinieblas. "Logia", que procede de Logos, es igual al termino sánscrito loka: mundo, plano o universo, y así figura, curiosamente, en una Instrucción de Aprendiz perteneciente a la Gran Logia Valle de México.
11 En el R.·. E.·. R.·. es "mediodía en punto" cuando ya se han abierto los trabajos. El francés plein (midi plein) indica claramente la plenitud de la luz solar que ocurre cuando el sol se halla en lo alto del cielo, lo que corresponde también a una "detención" aparente. Este punto señalado del día corresponde al Solsticio de Verano en el año, así como la medianoche al de Invierno, y ambos extremos del ciclo anual, a la "Puerta de los Hombres" y a la "Puerta de los Dioses", a las que se refieren las de la "caverna", tanto "macrocósmica" como "microcósmica", siendo la segunda abertura, gracias al "tercer nacimiento", por la que se sale efectivamente de la caverna cósmica. Ver R. Guénon, Símbolos Fundamentales de la Ciencia Sagrada (Eudeba, Bs. As. 1988), cap. XXXV: "Las Puertas Solsticiales", y en general los incluidos en el apartado "Simbolismo de la forma cósmica". Por otra parte, la vertical de esos dos puntos, que divide al ciclo en dos y lo une en sus extremos, señala simbólicamente el eje de un presente, entre el pasado y el futuro, imagen del no–tiempo principial. 

Los trabajos masónicos se cumplen de Mediodía a Medianoche "en punto", describiendo así el arco descendente de la luz solar, desde su cénit (mediodía), hasta su nadir (medianoche). Esto también tendría que ver, aunque no exclusivamente, con la antigua expresión operativa según la cual la Logia masónica está "en la más alta de las colinas y en el más profundo de los valles". Ver asimismo "A propósito de la Masonería", trabajo comunitario aparecido en Vers la Tradition publicado en el No. 5 de SYMBOLOS, en donde el trabajo masónico aparece como un remontar al origen, a la Edad de Oro, o estado Primordial del hombre y del mundo.

12 La comunicación de la Palabra Sagrada que une al Ven.·. y los dos VVig.·. es un hecho análogo a la reunión de las tres varas, de proporciones respectivas 3, 4 y 5, con las que los Tres Grandes Maestros de una Logia operativa forman el triángulo rectángulo pitagórico, reunión sin la cual no pueden abrirse los trabajos en dicha Logia. Ver R. Guénon, Etudes sur la Franc–Maçonnerie et le Compagnonnage, T. II (Ed. Traditionnelles, París 1986): "Parole perdue et mots substitués"(traducción  castellana en El Taller, Revista de Estudios Masónicos). En otras formas del R.·. E.·. A.·. A.·. esta unión se produce por la luz (o fuego) que el Ven.·. toma del Ara y da a los VVig.·. que la reciben al pie del Oriente, para encender las "Estrellas" de los Pilares que rodean el Cuadro de Logia y conforman asimismo un triángulo rectángulo. El cuarto ángulo, donde no hay Pilar, corresponde al Nordeste.
13 R.·. E.·. A.·. A.·. : "Puesto que es la hora, tenemos la edad, y que todo es conforme al rito, HH.·. 1er y 2º VVig.·. , informad a los HH.·. que decoran vuestras Columnas, como yo lo hago a los de Oriente, que voy a abrir los trabajos de esta Respetable Logia".
14 Escribe Denys Roman (René Guénon et les destins de la Franc–Maçonnerie, p. 182; Ed. de l'Œuvre, Paris 1982) que Guénon señaló al respecto "que el Venerable no debería descubrirse cuando pronuncia el nombre del Gran Arquitecto del Universo", y que si debe permanecer siempre cubierto es "porque se considera que trabaja siempre en el grado de Maestro, y que teniendo este último grado un carácter hebreo señalado [propiamente 'salomónico' dice Guénon en otra parte] todo debe hacerse con la cabeza cubierta".
15 Algunos consideran que esta aclamación se traduciría por "¡Viva el Rey!", otros que está ligada a la idea de "Fuerza" y por ello mismo a la de "Vida". Ver Jules Boucher: La Symbolique Maçonnique, pp. 345–346; Dervy-Livres, Paris 1983. En el R.·. E.·. R.·. la aclamación es: "¡Vivat! ¡Vivat! ¡Semper vivat!". Según el Tuileur de Vuillaume (1830; Du Rocher, Mónaco 1990), en el Rito Francés o Moderno es: "¡Vivat! ¡vivat! ¡et in aeternum vivat!".
16 En el documento The Three Distinct Knocks (1760), una vez sentados los HH.·. comienza la instrucción (preguntas y respuestas rituales) del Grado (Villard de Honnecourt, No. 13, p. 111. Neuilly-sur-Seine, France, 1983.
17 Cuando se trata de un H.·. o HH.·. Visitantes, se establece el siguiente diálogo, muy parecido al del R.·. E.·. A.·. A.·. , que citamos del documento Masonry Dissected (1730), cuya versión, que traducimos de la ofrecida por V. de Honnecourt en su No. 8, es más antigua y completa (ver aquí traducción directa del  documento completo): "– ¿De dónde venís? – De la Santa Logia de San Juan; – ¿Qué recomendaciones traéis? – Las recomendaciones de los justos y respetables hermanos y Compañeros, de la justa, respetable y Santa Logia de San Juan, de donde vengo, y que os saludan por tres veces de buen corazón; – ¿Qué venís a hacer aquí? – No vengo a hacer mi propia voluntad, sino a someter mi pasión, poner en práctica las reglas de la Masonería, y haciendo esto progresar cada día". Los dos San Juan corresponden a los dos rostros visibles de Jano, patrón de los collegia fabrorum romanos y Dios de la Iniciación en los Misterios. Ver R. Guénon: "El simbolismo solsticial de Jano", cap. XXXVII de Símbolos Fundamentales... y "Solve et Coagula", cap. VI de La Gran Tríada (Obelisco, Barcelona 1986.
18 Se dice también su "testamento filosófico". R.·. E.·. A.·. A.·. : El profano se halla en la "Cámara de Reflexión", donde ha sido conducido después de haber obtenido los "escrutinios" o "aplomaciones" favorables, y se le ha comunicado que va a sufrir "lo que los antiguos llamaban la Prueba de la Tierra". Conducido "en tinieblas" y "despojado de los metales". (Ver R. Guénon: "La caverna y el laberinto", cap. XXIX de Símbolos Fundamentales... y "De las pruebas iniciáticas" y "De la muerte iniciática", caps. XXV y XXVI de Apreciaciones... La "Cámara de Reflexión" se halla situada simbólicamente en el "interior de la tierra". Si se la considera situada en la vertical misma del templo, correspondería a la cripta. La simbólica alquímica y hermética –claramente presente en los símbolos de esta "Cámara" o "Gabinete"– no se halla en el A.·. Y.·. R.·. y creemos que es así en general en los Rituales ingleses, por así indicarlos.
19 R.·. E.·. A.·. A.·. : "Ni desnudo ni vestido pero en un estado decente, privado del uso de la vista y despojado de todo metal".
20 O que "es nacido de mujer libre" como se dice en alguno de los antiguos documentos.
21 "Neófito" quiere decir "nuevo nacido" (Tuileur de Vuillaume), y también "nueva planta". En otros rituales se le llama Neófito sólo después del juramento que ha realizado ante las "Tres Grandes Luces", aunque no las vea, siendo antes "Candidato", "Postulante" y "Recipiendario". En el Tuileur citado se insiste en que las denominaciones correctas son: "Candidato", "Recipiendario" cuando ha sido admitido a las pruebas, y "Neófito" cuando ha recibido la "Luz".
22 Se trata, este último punto, no ya de un "revestido" o "recubrimiento" moral de unos Principios en unas aplicaciones particulares, sino de una intrusión completa de valores "democráticos", es decir cuantitativos, que se concretan en la Revolución Francesa (aunque vienen de mucho antes) y van estableciéndose a lo largo de todo el S. XIX hasta llegar a ser en apariencia un objeto de "culto" cuasi religioso y en realidad un instrumento de lo profano, constituyendo de hecho uno de sus "dogmas". Todo ello es "política" moderna, carente de verdaderos Principios –trascendentes– y no tiene nada que ver con lo sagrado y mucho menos con lo iniciático, hallándose sujeta a los vaivenes del tiempo y a las modas de pensamiento, siendo que precisamente se trata de acceder a la "No-Acción" del Principio. Lo cual no quiere decir que la idea de justicia y equilibrio sea ajena a la Masonería, y quizá sea sintomático que ésta no pueda existir en regímenes autoritarios, tal vez por lo que se refiere a la noción de Libertad, primera de su divisa. Por lo demás es evidente que lo mayor no puede ser producido por lo menor, sino al contrario. El poder verdadero no emana de los individuos como tales ni de su cantidad, sino de quien ha trazado la Ley misma del Cosmos, y a ella están sometidos todos los seres, por su propia naturaleza, independientemente de su traducción en las formas de una sociedad "tradicional", que es también una expresión simbólica, y que lleva implícitas las posibilidades de enseñanza y realización. Ver R. Guénon, La Crisis del Mundo Moderno (Obelisco, Barcelona 1982) y Etudes sur l'Hindouisme: cap. "Sanâtana Dharma" (Ed. Traditionnelles, París 1989). La Ley corresponde a la Escuadra, de ahí su importancia en el Grado de Aprendiz. Precisamente, la Libertad (del Ser) corresponde a la "liberación" de la "Ley", que en definitiva es la de la manifestación, lo que no puede hacerse sino de acuerdo a la Ley misma, que es la propia del Logos. Ver R. Guénon: "Noción metafísica de la libertad", últ. cap. de Los estados múltiples del Ser (Obelisco, Barcelona 1987).
23 Podría considerarse aquí a la "Ratio", la misma que Robert Fludd coloca, en la escala simbólica que une tierra y cielo, inmediatamente debajo del "Intellectus", aunque considerando aquí un campo restringido dentro del conocimiento distintivo y reflejo que es su ámbito. Hacemos mención de un grabado, de su obra Utriusque cosmii Historia, T. II, que se halla reproducido en el No. 6 de SYMBOLOS (pág. 174). También las palabras de Virgilio a Dante al final del Canto 27 del "Purgatorio".
24 Por la raíz vir. Esta cualidad no es exclusivamente "masculina", de ahí por ejemplo que se llame incluso a Atenea –o Minerva– "Diosa viril"; la cual es por cierto patrona de las artes de la guerra, de las ciencias y los oficios.
25 Los temas de estas preguntas y respuestas, que señalan y trazan temas de meditación, contienen evidentemente un sentido moral –y hay también, en efecto, una moral masónica, que es una expresión en su orden de esa misma Ley "arquitectónica", p. ej.: "no ofendas a tu H.·. , alabarlo aún menos"– pero éste no es exclusivo. Podrían observarse como una versión "exotérica y 'moralizada' " de símbolos de otro orden, tal y como R. Guénon lo expresa con respecto al "mito de Hércules entre la Virtud y el Vicio". Ver "El simbolismo solsticial de Jano", cap. XXXVII de Símbolos Fundamentales.... La mención del cuadro o "encuadre", como imagen de la fijación de un "orden" es análoga a la del establecimiento de límites para una construcción, así como a la "separación" alquímica y se complementa con la de ritmo.
26 Debe destacarse la noción de "ritmo" implícita aquí, siendo la Regla una de las Herramientas del Aprendiz, la medida simbólica de la cual es de "24 pulgadas", según señala R. Guénon en Etudes sur la Franc-Maçonnerie et le Compagnonnage T II (pág. 179), quien indica en el mismo lugar que la división simbólica correcta de esa medida es en dos partes iguales. 
27 La "fuerza" estaría en correspondencia con la tierra y la materia prima, y la "resolución", o huella de la "Voluntad del Cielo" con el Azufre alquímico. Ver R. Guénon, "El 'Azufre', el 'Mercurio' y la 'Sal' ", cap. XII de La Gran Tríada
28 Dentro de los ritos de tránsito o pasaje del mundo profano al sagrado, que constituyen la primera parte de la recepción masónica, el que se menciona en estos momentos conserva una notable significación simbólica, comenzando por la denominación misma de "copa sagrada" dada a la que también se llama "de la amargura" o "de las libaciones", con la que se va a prestar el juramento. Asimismo es muy significativa la alusión al Hermano "sacrificador", pues lo que en verdad se está ritualizando es la muerte, abandono o despojamiento de la ilusoria personalidad profana, lo cual, en efecto, conlleva un "sacrificio" por parte del aspirante, esto es, un "acto" o "hacer sagrado" (sacrum facere). Por otro lado, no es menos interesante advertir el carácter alquímico de la ceremonia, por la alusión más adelante al "veneno sutil" en que se "convierte" el "efecto saludable", y ciertamente, al contrario de lo que se afirma en el Dictionnaire de la Franc–Maçonnerie de D. Ligou, esto no constituye solamente una "lección" sino exactamente una "enseñanza iniciática" como es propio de lo que verdaderamente es un símbolo (ver  "De la enseñanza iniciática", cap. XXXI de Apreciaciones..., trad. en SYMBOLOS No. 4). Alquímicamente la "ciencia de los venenos" es también la "ciencia de los remedios". Es interesante la cita de J.-M. Ragon (aunque la ceremonia sea distinta) que aparece en La Symbolique Maçonnique de J. Boucher, págs. 50-51: "Hermano, el brebaje que os ha sido dado es, por su amargura, un emblema de las aflicciones de la vida y de los obstáculos que preceden a la Iniciación o descubrimiento de la verdad. Que sea para vos un brebaje del Leteo o de olvido con respecto a las falsas máximas extraídas de entre los profanos. El segundo brebaje es puro; lo habéis encontrado más dulce. Que sea un brebaje de Mnemósine o de la memoria para las lecciones que recibiréis de la sabiduría" (Cours Philosophique et interprétatif des Initiations anciennes et modernes, 1841). 
29 En otras versiones, hecho el silencio al golpe de mallete del Oriente, el Vig.·. coloca sin más su mallete sobre el pecho del Recipiendario hasta que le deja pasar.
30 Este viaje está expresamente designado, en otros rituales del R.·. E.·. A.·. A.·. , como la "prueba del Aire", tal como aquí los dos siguientes constituyen la "prueba del Agua" y "del Fuego", respectivamente, y se considera a la estancia en la "Cámara de reflexión" como la "prueba de la Tierra". Queremos recordar que la palabra "elemento" se refiere, en el contexto de las pruebas iniciáticas, a la idea de "simplicidad". Dichas pruebas purificadoras no tienen otra función que la de conducir al alma a un completo estado de "virginidad" o de "materia prima" que la haga susceptible de recibir la "luz iniciática" o "influencia espiritual". Ver René Guénon: "De las pruebas iniciáticas" y "Sobre dos divisas iniciáticas", caps. XXV y XLVI de Apreciaciones... 
31 La "prueba de la sangre", tal cual aquí se muestra y que representa el último acto sacrificial del aspirante previo al juramento iniciático es una práctica nacida en la Masonería francesa del S. XIX, habiendo casi desaparecido actualmente. En otras formas del R.·. E.·. A.·. A.·. sólo se halla la primera pregunta. En el R.·. E.·. R.·. se produce en el mismo momento del Juramento, cuando al tercer golpe sobre el compás su punta (la otra está sostenida por el Candidato con su mano izquierda, como en el Rito anterior) presiona el pecho del Recipiendario y se produce la efusión de un líquido que imita la sangre. A pesar de que algunos autores han señalado –tal vez demasiado alegremente– el carácter un tanto "teatral" de esta parte de la recepción (ver al respecto Ibid., cap. XXVIII: "El simbolismo del teatro"), hemos de reconocer sin embargo el valor simbólico que la sangre conservaba en los antiguos ritos iniciáticos de numerosas tradiciones. Entendemos que aquí se trata de establecer un pacto "consanguíneo" con la propia Masonería, del símbolo de la entrega o donación de la vida (puesto que la sangre es el vehículo del alma vital) a lo que ella representa, como expresión del Principio Divino que la alienta, y en el que no hay acepción de personas, lo que señala el carácter axial del sacrificio. Como se dice en el Evangelio, "Quien quiera salvar su vida [su alma] la perderá" (Mateo XVI-25). Ver también Ibid., cap. XLVII: "Verbum, Lux et Vita". Así como: "El 'éter en el corazón' ", "La idea de centro en las tradiciones antiguas", "El grano de mostaza", caps. LXXIV, VIII y LXXIII de Símbolos Fundamentales
32 Cf. Mateo, VI-3. 
33 Entre los Oficiales que componen una Logia masónica, el H.·. Hospitalario encarna la virtud de la Caridad, como lo testimonia el corazón que figura en la joya de su collar (en el R.·. E.·. R.·. es un corazón inflamado). Es el depositario del "Tronco de la Viuda" o "de Beneficencia" destinado a socorrer las necesidades pecuniarias de los miembros de la Logia y de sus familias impedidos por motivos de salud o de otra índole. Él es asimismo el lazo que la Logia mantiene con los HH.·. enfermos que no pueden asistir a los Trabajos. Transcribimos lo siguiente, perteneciente al A.·. Y.·. R.·. : 

Después de haber sido revestido con el mandil y devuelto al Este ante el V. M., éste le dice: "H. Gabe (ver nota c Anexo), de acuerdo a una antigua costumbre, adoptada entre los masones, es necesario que se os solicite donéis alguna cosa de tipo o naturaleza metálica, no por su valor intrínseco, sino para que pueda ser depositado entre las reliquias en los archivos de esta Logia, como un recuerdo de cuando habéis sido hecho masón. Cualquier cosa, Hermano, que podáis tener con vos, de naturaleza metálica, será recibida agradecidamente: un botón, un alfiler, una pieza de cinco o diez centavos, o cualquier cosa, Hermano mío". El candidato observa que no lleva nada sobre sí, que se encuentra totalmente desprovisto, pues su conductor lo había despojado de todo antes de entrar en la Logia. Tal vez solicite poder ir donde se hallan sus ropas para poder contribuir, lo que el V. M. rechaza, desde luego. Después de algunos momentos de suspenso éste dice: – H. Gabe, sois en verdad un objeto de caridad: Casi desnudo, sin un centavo, ni siquiera un botón o alfiler que ofrecer a esta Logia. Permitid, Hermano mío, que esto tenga un último efecto sobre vuestra mente y vuestra conciencia; y recordad, si alguna vez véis a un amigo, pero más especialmente a un Hermano, en una condición semejante de desamparo, que debéis contribuir tan liberalmente a su sostén y socorro, como sus necesidades parezcan exigir y vuestra capacidad os permita, sin ninguna ofensa material para vos o vuestra familia". Después de esto el candidato es "devuelto al lugar de donde vino e investido de lo que antes había sido desvestido" antes de volver a la Logia y ser colocado en el Nordeste, punto cardinal donde era depositada antiguamente la primera piedra de la construcción. Se trata del simbolismo del despojamiento, imagen de la dependencia de todo ser con respecto al Principio, representado en el espacio sagrado de la Logia, vinculado asimismo con el simbolismo de la caridad en tanto que ésta corresponde al "vértice superior del triángulo iniciático". Se añade en nota, en el Duncan's Ritual: "El Maestro, asistido por el 1er Vig., (que ha revestido al Neófito con el mandil y le ha enseñado cómo se lleva) deposita la primera piedra de ángulo de una bella fábrica" (el subrayado se halla así en el texto). Ver R. Guénon: "La piedra angular", "Lapsit Exillis", "El-Arkàn", caps. XLIII a XLV de Símbolos Fundamentales...

34 Se trata de la primera enseñanza en el simbolismo constructivo que recibe el candidato. Es el "paso ritual" en ángulo o en escuadra con que el Masón ha de entrar siempre en el Templo. El "cuadrado largo" es, en efecto, la forma que tiene la Logia masónica. Como se dice en uno de los antiguos rituales conservados, The Three Distinct Knocks: (El 1er V. ) "me enseñó a dar un paso (step) sobre el primer grado (o escalón: step) de un cuadrado largo (of a right angle oblong square)". Ver V. de Honnecourt, No. 13, pp. 113–114. 
35 Aunque aquí no se señale, el solemne juramento se presta ante las "Tres Grandes Luces" de la Masonería, que son el Libro de la Ley Sagrada, la Escuadra y el Compás. Esto ocurre invariablemente en todos los Ritos masónicos sin excepción, testimoniando así el papel verdaderamente "central" que en todos ellos poseen las "Grandes Luces", en cuanto que sintetizan la esencia misma de la Masonería. Ver p. 126 del No. 10 de V. de Honnecourt. La presencia de dichas "Luces" constituye un verdadero Landmark
36 El A.·. Y.·. R.·. y el ritual The Three Distinct Knocks son tal vez más explícitos a este respecto, pues en ellos se dice "tener la garganta cortada y la lengua arrancada desde la raíz". Ver R. Guénon: "Las raíces de las plantas", cap. LXII de Símbolos Fundamentales.... Se trata, en cualquier caso, de la privación del habla y con ella de la articulación de la palabra y su poder generativo, en el que se participa también mediante la palabra sagrada (aunque sea "deletreada" por el Aprendiz), fundamental en la transmisión oral y en el reconocimiento por la Orden, por los Misterios que ésta representa, y por lo tanto en el ámbito de la realización iniciática. Por otro lado, la idea del "despedazamiento" o "desmembramiento" del recipiendario (en el documento The Masonry Dissected se incluye "el corazón arrancado del seno izquierdo y el cuerpo reducido a cenizas dispersadas en la superficie de la Tierra") es común en diversas iniciaciones, como por ejemplo las chamánicas, aunque no se visualicen como "penas" o "castigos" (a los que por otra parte corresponde el rito de la penitencia, como forma de "reunión de lo disperso"), pero sí como sufrimiento, desgarramiento y muerte, ya se refieran a la tortura ritual o a la acción directa de los Dioses o de los espíritus intermediarios. Todo esto supone una muerte simbólica, es decir la posibilidad de una "liberación", siempre que el "viaje por los infiernos" se cumpla por un "mandato" u orden celeste (lo propio en definitiva de la Iniciación en todas sus formas), en cuyo caso podrá reflejar un hecho arquetípico, con toda la fuerza que esto implica y la posibilidad de un "nuevo nacimiento". Ver R. Guénon, Símbolos Fundamentales..., cap. XLVI: "Reunir lo disperso", y también La Divina Comedia, Infierno, canto II: antes y después de "Hay en el Cielo una dama gentil". Asimismo, el mar es entendido aquí como el dominio de las "aguas inferiores", o mundo sublunar, del que sólo se puede escapar recuperando la memoria de lo sagrado o verdaderamente real. En The Three Distinct Knocks se precisa en el juramento: "a la distancia de un cable de la orilla"; si este cable es un lazo, el lazo iniciático por su vinculación con el "cable–tow" (ver Anexo A y su nota e ), el camino puede ser recorrido de nuevo, mediante la "rectificación". Ver también R. Guénon, "Ligaduras y nudos", cap. LXVIII de Símbolos Fundamentales... 
37 Por esta designación se señala aquí que se trata, no de la luz sensible, sino de la inteligible, espiritual o pneumática, de la que aquella es un símbolo. Ver R. Guénon: "Verbum, Lux et Vita", ya citado. Y asimismo la  recepción en el A.·. Y.·. R\. 
38 Esas espadas son asimismo rayos que apuntan al corazón. 
39 Se considera a veces, en el conjunto espada–mallete, a la primera como símbolo de la autoridad espiritual y al segundo como símbolo del poder temporal, los cuales el Ven.·. M.·. reúne en el cumplimiento de sus funciones rituales. Esto en cuanto se los observa como complementarios por el hecho de que se conjugan en la recepción según el R.·. E.·. A.·. A.·. , que no es el único pero tal vez el que más ha recogido la herencia de las iniciaciones caballerescas (ver el muy interesante artículo de Denys Roman en Vers la Tradition No. 56, "Remarques sur quelques symboles maçonniques, II") donde se concluye en la casi segura sustitución de la paleta por la espada flamígera, imagen esta última análoga a la de la serpiente como símbolo del Verbo. La conexión de lo 'caballeresco' con lo 'artesanal' se manifiesta en la comunidad de símbolos de la heráldica de ambos, gracias sobre todo al simbolismo hermético presente en los blasones guerreros y de oficio, los que se vinculan en la identidad de la "Gran Obra" con el "Arte Real". Por otra parte, el mallete simboliza en sí mismo un doble poder y es asimilado como otras armas de doble filo –la espada, el hacha, el martillo– al rayo (Ver R. Guénon: Símbolos Fundamentales..., caps. XXV y XXVI: "Las 'piedras del rayo'" y "Las armas simbólicas"). Tal vez es por el uso inadecuado de una espada recta en lugar de una flamígera, que se pierde de vista el simbolismo de ésta, siendo que en realidad espada y mallete son símbolos de un poder "único en su esencia y doble en su manifestación de apariencia contraria" (Ibid. y asimismo La Gran Tríada, cap. VI: "Solve et coagula"). 
40 Por la instrucción en los secretos del Grado, el Neófito es incorporado en el oficio, lo que se complementa con la entrega de las herramientas simbólicas. Siendo los signos Escuadras, Niveles y Plomadas (o "ángulos rectos, horizontales, y perpendiculares") es introducido en la posibilidad de la Construcción del Templo o regeneración espiritual. El trabajo del Aprendiz consiste, según la Instrucción ritual de Primer Grado del R.·. E.·. A.·. A.·. , en "desbastar la Piedra Bruta, a fin de despojarla de sus asperezas y acercarla a una forma en consonancia con su destino". Ver R. Guénon: Apreciaciones..., cap. XXXI:  "De la enseñanza iniciática". 
41 En otras formas del R.·. E.·. A.·. A.·. se utiliza la expresión "que decoran vuestras Columnas". El término "columna" tiene en Masonería un rico sentido simbólico, referido a la idea de la verticalidad del eje en torno al cual se levanta la construcción del Templo. La expresión "Levantamiento de Columnas" se refiere a la creación de una Logia, a su instauración o instalación, llamada también "Encendido de Luces", al mismo tiempo que el "Abatimiento de Columnas" corresponde a su disolución. Se puede decir que el masón –el iniciado– es asimismo una "columna". Ver R. Guénon, Símbolos Fundamentales..., caps. incluidos en el apartado "Simbolismo axial y de pasaje". 
42 En lugar de "Tronco de Beneficencia" también se dice "Tronco de la Viuda", expresión mucho más masónica en cuanto a su uso tradicional.
43 En otros Rituales del R.·. E.·. A.·. A.·. el "Saco de Proposiciones" no se ofrece a la reclamación por un H.·. , quedando "bajo mallete" en manos del V.·. M.·. , aunque este puede dar a conocer en ese mismo momento el "frontispicio" de las "planchas grabadas" o "buriladas" –o "trazadas" como es el caso– que contenga, si lo considera oportuno. Asimismo en otros casos es el H.·. Or.·. el que cuenta o en todo caso da fe de las "medallas profanas" contenidas en el Saco o Tronco de Beneficencia, siendo anotadas por el Secr.·. y recogidas por el Hosp.·. . 
44 También se dice "subid a Oriente" pues este se halla elevado con respecto al suelo del Templo, sea por tres o por siete escalones. Cf. nota 2
45 Aquí se da, en otras formas del R.·. E.·. A.·. A.·. , la realización de la "Cadena de Unión", después del anuncio de que "los trabajos del día han terminado": – "HH.·. , los trabajos de hoy han acabado, tenemos derecho al descanso. Siguiendo la antigua costumbre no queda sino cerrar nuestros secretos en lugar seguro y sagrado (se lleva la mano derecha a su corazón) y unirnos en Fraternidad. En pie HH.·. , formemos la Cadena de Unión, quitaos los guantes". La cadena se forma: "el brazo derecho sobre el izquierdo, pies en escuadra, manos desnudas [que se unen como eslabones], entre todos los HH.·. presentes, alrededor del Cuadro de la Logia". La posición de los brazos y manos reproduce los lazos de la "cadena" que rodea la Logia bajo la bóveda estrellada. "Todos observan un instante de recogimiento". Este es el momento en que según las costumbres se realiza una oración o invocación (que se refiere normalmente a la Luz –iniciática– que ha regido los Trabajos y que debe estar también presente "fuera" del Templo, "permaneciendo sin embargo oculta a las miradas profanas"). La cadena se rompe después de sacudir los brazos tres veces y todos vuelven a sus lugares. Los HH.·. toman asiento a la orden del V.·. M.·. . Ver :  "Dos temas masónicos: 'Con alegría' y 'Cadena de Unión' ", cap. 33 de Símbolo, Rito, Iniciación (Siete Maestros Masones. Obelisco, Barcelona 1992) así como R. Guénon: "La 'Cadena de Unión' " cap. LXV de Símbolos Fundamentales... 
46 En otras versiones del R.·. E.·. A.·. A.·. , en lugar de esta pregunta el V.·. M.·. se dirige al 2o. Vig.·. : "¿Dónde reciben su salario los Aprendices masones?". Y más adelante, cuando el 1er Vig.·. contesta que es "Medianoche en punto", siendo la "hora de despedirlos", se procede al cierre de los Trabajos de la Logia. Se cierra el "Libro de la Ley Sagrada" (y con él desaparecen las "Tres Grandes Luces"), se borra, recoge o enrolla el "Cuadro de Logia" y se extinguen las "Luces pequeñas": ¡Que la Paz reine sobre la Tierra! ¡Que el Amor reine entre los hombres! ¡Que la Alegría esté en los corazones!". Con ellas se apagan las luces de la Logia y finalmente el Delta luminoso. 
 
 
HOME PAGE
 
ARTICULOS
 
DOCUMENTOS
 
LIBROS
 
 
©  G. L. O. L. y A. 2013